4/5/17

10 LECCIONES DE VIDA DE LUIS HERNANDO BERNAL SABOGAL

10 LECCIONES DE VIDA 
DE LUIS HERNANDO BERNAL SABOGAL
(Homenaje póstumo 1962- 2017)*


Por Luis Oswaldo Bernal Correa
La más valiosa de las herencias que mi padre nos dejó.

Un hombre, un esposo, un padre, un hermano, un amigo Luis Hernando Bernal Sabogal mi padre, a quien tuve la suerte de conocer así como muchos de ustedes lo conocieron, nos convoca aquí porque con su particular forma de ser dejó huella en cada uno de nosotros, y por eso, decidimos venir a despedirlo en su último viaje. Sin embargo, él generosamente nos deja 10 lecciones de vida que a continuación comparto con ustedes:

1. ALEGRE: Procuren estar alegres, aunque no siempre sea fácil. Él siempre tenía un chiste, una broma, un comentario pícaro sobre cualquiera, nadie se salvaba y  sin embargo, procuró siempre el respeto de todos.  Porque “la vida hay que cogerla como venga” le decía hace poco un amigo, y mi padre bien sabía de eso, porque su vida, nunca fue fácil, y aunque no siempre pudo poner una sonrisa a todo, siempre trató de afrontar las duras pruebas de la vida con jovialidad. 
  

2. TRABAJADOR: Como la vida le enseñó a través de su padre y su madre, sus hermanos, su familia y sus amigos: hay que trabajar duro. Era un hombre incansable y por todos los medios siempre estuvo al frente de muchos proyectos personales, laborales, políticos; siempre activo, nunca desdeñó de sus obligaciones, aunque criticó a los holgazanes. El trabajo fue uno de sus motores, le encantaba y apasionaba, por eso casi no se tomaba vacaciones.

3. LEAL: Fue un hombre cuya lealtad difícilmente encuentre un par; porque aunque tenía muchas personas conocidas como las que hoy nos acompañan, muchos compañeros de trabajo, política, fútbol y diversos intereses, mantuvo su lealtad a quienes a lo largo de su vida siempre lo apoyaron, aunque no siempre se ganaran las elecciones para la alcaldía, o aunque "millitos" no siempre ganara como debía. En cualquier caso, él siempre estuvo ahí, firme, “sin voltearse” como él mismo decía; porque uno debe tener carácter y ser leal con los suyos.

4. POLÍTICO: Mi padre desarrolló su vida de la mano de la política, un miembro activo del partido conservador colombiano, un hombre convencido de que a través del ejercicio político  y público se puede ayudar a los demás, no siempre tan rápido, ni de la forma en que muchos desearían, pero consideraba que era un escenario privilegiado, por lo que su vida siempre estuvo allí en lo público hasta el último momento.

5. ESTUDIOSO: La vida no le facilitó su formación académica; sin embargo, a sus 18 años y con pura fuerza de voluntad empezó su bachillerato, el cual culminaría tras varios esfuerzos; y entendiendo que era la vía para avanzar en sus proyectos y sueños, inició sus estudios tecnológicos y profesionales en Administración de empresas en la UNISUR, hoy Universidad Nacional a Abierta y a Distancia UNAD. Luego además de cursos y diplomados, cursó su especialización en docencia universitaria y recientemente, se graduó en su segunda carrera, esta vez como Administrador Público. Un ejemplo de persistencia que debemos recordar. 

6. SOÑADOR: Las circunstancias de enfermedad que llevaron a la muerte de mi padre, nunca mellaron sus sueños; siempre estaba proyectando viajes, obras, trabajos... Logró construir una familia, logró dar forma a la casa propia, logró formarse, logró ayudar a otros, y quedaron muchas cosas más por realizar, viajes y juegos con su nieta Sara Alejandra, tardes de descanso que siempre pospuso, partidos de fútbol por ver y jugar; pero para los soñadores, para quienes se proyectan hacia adelante, siempre quedarán cosas por hacer.  


7. GENEROSO: En su vida siempre fue generoso, en la medida de lo posible y según las circunstancias, trató de ayudar a quienes necesitaban. Siempre trató por igual a todos, a los trabajadores rasos como a los doctores, a todos los valoraba y fue el mismo para todos. “Luchito” siempre estaba ahí para los demás, una virtud que es difícil de cultivar pero que es signo de una gran persona: “dar sin esperar”.

8. DIRECTO: Él no se ponía con rodeos, no gustaba de dar vueltas a las cosas, aunque en muchos casos eso le granjeó enemistades. Y es que ser directo trae como consecuencia, que no todos tomen bien las palabras expresadas, pero trae consigo la tranquilidad de saber a qué atenerse y conocer el carácter de las personas con las que se trata. Él siempre fue el mismo, sin imposturas, sin poses, sin shows, sin falsedades. 

9. CRÍTICO: Mi padre no solo era directo, sino crítico de lo que sucedía a su alrededor, a nivel regional y a nivel nacional. Y esto era parte de su compromiso político al construir un municipio como Arbeláez en donde pudieran debatirse las ideas, las posiciones políticas sin temerle a la controversia. Disfrutada de los debates políticos, y de tener contradictores, que pese a las diferencias no dejaban de ser amigos o compañeros. 


10. FAMILIAR:  Criado en una generación y un contexto familiar en el que las expresiones de afecto no eran lo usual, logró formar una familia feliz, estable y sólida, llena de amor más allá de lo que las palabras pueden expresar, con compromisos fundamentales, con lazos fuertes que se han puesto a prueba infinidad de veces por tantas circunstancias y personas que de cuando en cuando buscan mellar, desestabilizar y destruir lo que en la intimidad de este hogar se ha gestado con jornadas extenuantes de trabajo, con dolores, con alegrías, con amor, con la vida misma y sus formas impredecibles. 

                                              ***
Estas son las lecciones que mi padre me deja, y nos deja. Mi padre no ha muerto si ustedes lo invitan a conversar, si al son de un tinto o una cerveza hablan de la vida, de política, de obras, de deporte, de trivialidades y de grandes temas… no habrá muerto si lo llaman cuando hablen y digan: “como decía Luis Bernal…” 

En este instante, solo nos resta recordar los momentos vividos y las experiencias compartidas. Tenemos tantas personas a las cuales agradecerles, todas igual de importantes, no hay quien pueda dar cuenta del apoyo fundamental que significó, el más pequeño gesto así como el mayor de los esfuerzos. 

A todos los presentes y a quienes no han podido venir, pero que de corazón nos han acompañado, en nombre de mi padre, de mi madre y en el mío y de mi hija, gracias a sus hermanos, a sus amigos, a sus compañeros, a todos: GRACIAS. 

*Palabras pronunciadas en el funeral de Luis Hernando Bernal Sabogal el 22 de abril de 2017.