30/8/16

Carta # 1 El valor de decidir


Para Sara Alejandra Bernal Lara, hija amada.

Hermosa y amada hija:

Desde hace algún tiempo decisiones de terceros nos mantienen alejados, así que mientras el tiempo y la vida continúen, no cesaré en mi empeño de hablar contigo y si en esos diálogos aprendes o desaprendes, habré logrado que parte de mis ideas lleguen a ti y te muevan con la mayor de las fuerzas, la fuerza de las preguntas, porque la curiosidad es lo que te llevará siempre adelante, mientras el miedo te detendrá.  Recuerda que el miedo te paraliza, te deja quieta, inmóvil, sin lugar para dónde ir porque se ha acabado la causa que nos mueve a buscar. Nunca dejes de buscar, explora, ábrete camino y no tengas miedo a preguntar.

La única decisión de la que no fuimos parte es aquella que nos trajo aquí, a la vida, por lo demás hija mía, somos fruto de nuestras decisiones. Decidir no es un arte, ni una técnica, es una acción, es tomar partido, es elegir un camino u otro, es arriesgarse, es un acto de valentía en un mundo en el que el miedo impera, los cobardes nos rodean y desde allí se imponen modos de vida.

Decidir es la llave para ser libre, y la libertad es la base de cualquier genuina decisión. Cuando decidas, tendrás que hacer frente a la sensación de no saber qué hacer, esa es la sensación de una decisión. Contrario a lo que muchos creen, decidir no es un acto pretensioso o soberbio, algunos juzgan a quienes decidimos solo por el hecho de que no decidimos quedarnos con el miedo o porque decidimos estar en un lugar distinto al de ellos.

Decidir exige superar la sensación de inseguridad ¿cómo se supera? Decidiendo. Es decir,  las decisiones, desde las más sencillas a las más complejas son las que te moverán. Debes aprender a superar el miedo paralizante, la inseguridad por no saber cuál es la decisión correcta, y debes entender que lo correcto o incorrecto, el acierto o el error, solo son valores que asignamos a nuestros actos y decisiones, pero con el tiempo los valores que asignamos cambian.

Recuerda que quien decide avanza, y que quedarse quieto sin asumir el reto de decidir, ya es un tipo de decisión; de hecho la peor decisión posible es no tomar parte en lo que sucede en tu vida y en el mundo, la peor decisión es no decidir. Nunca dejes que alguien decida por ti.

Cuando decidas debes estar dispuesta a asumir las consecuencias de tus decisiones. Eso es ser responsable, disfrutar de lo que emerja de tus decisiones, bien porque es un acierto, bien porque te equivocas, y recuerda que no está mal equivocarse, es también parte de la vida. No temas equivocarte, aprende para no volver a hacerlo, porque a veces no prestamos atención y comentemos muchos errores, pero siempre podremos cambiar. Sin embargo, las decisiones no son una condena, no son un destino, porque si una decisión te conduce a un lugar, otra puede sacarte de allí. Todo en la vida puede cambiarse, puede afrontarse, incluso la muerte. Como le dije a tu tía “No elegimos lo que la vida nos presenta, pero sí cómo afrontarlo”.  Decidir es fundamental para vivir libre y con un horizonte abierto.

Toda decisión nos cuesta, nos afecta, afecta a otros, pero nunca dejes de pensar, hacer o vivir por complacer a otros. Una frase que alguna vez leí, decía “Nunca tomé una decisión sin sentir irreprimiblemente el deseo de elegir todo lo contrario”, y es lo más cercano al reto de tomar verdaderas decisiones. La diferencia siempre está en el conocimiento que tengas, nunca dejes de aprender.


La vida está llena de retos, decide, es una de las claves para afrontar la vida.

23/8/16

UN SEGUNDO



Si la vida fuera un segundo…

¡Oh! Pero… qué sorpresa, la vida es solo un segundo.

Un rastro de lo que ayer soñamos, fue y que ya no es.
Un compendio de los mares en los que nos sumergimos.

De los respiros que tomamos para no ahogarnos,
Son nuestras pequeñas batallas,
las palabras no dichas,
esas miradas que gritaron todo,
el susurro de un adiós al oído, esperando que aun oiga.

Un amor que nunca termina,
Mientras los encuentros y los desencuentros siguen su curso.

Cuánto tiempo pasa sin abrir los ojos bajo el agua,
Cuánto tiempo aguantando,
Cuánto tiempo sumergidos que se nos hace difícil vivir.

Somos de agua y aire,
Somos de fuego y tierra,
Somos llanto y sonrisa,
Somos un reloj que detiene su marcha con el paso de los días

Somos un segundo, nada más.

No tengas miedo, pronto pasará. Las amo...

16/8/16

UN TRAGO POR VOS


Un trago por vos manita mía
Esa extraña forma de bordear la vida,
entre ninguno de los abismos y todas las llanuras posibles.

¡Qué gran suerte, ese es nuestro camino!

Ese lugar donde todos nos encontramos,
el dolor común a todas las partidas,  a todos los resquebrajados futuros,
a todos los cristalizados pasados que se borran con el paso de las nubes.

Esos hermosos lugares en donde podemos ser,
esos que no éramos hace mucho pero que por suerte siempre seremos,
esos bares, esos tragos, 
ese neón que invita solo al olvido imposible de lo que se tatúa en el corazón, 
en la memoria indeleble de la frágil humanidad que habitamos como espectros.

En el  fondo nunca quisimos el bien, 
no hay mejor causa que las perdidas, 
que el contraviento, que las cosas que no encajan, 
como tú y como yo.  

¡Qué grandes excepcionalidades fuimos!

Como la suerte que nos tocó, como todas las respiraciones en las que nos deshicimos, y en las que fuimos de extrañas maneras…

Y mientras el mundo gira… 
y bien que gira al son de lo desinteresado, 
de lo difícil, 
de lo inasible…

Miro al cielo y con mis lágrimas te ofrezco un brindis por la vida y el reencuentro que tendremos un día en medio de la nada para contarte las mil aventuras que aun no han sido.

Un trago por ti, hermana mía, manita mía.  

3/8/16

LO INEVITABLE


LO INEVITABLE















(léanlo mientras escucha a Handel- video abajo)
Con Yury Smith Bernal Correa en mi alma.

Teníamos miedo de lo inevitable,
¡Quién fue quien tiró los dados para que cayeran así!
¡Quién abrió las puertas para que ese aire frío entrara!
¡Quién nos engañó durante tanto tiempo diciéndonos que nunca habría frío!

Maldigo al tiempo porque no estás,
Porque te fuiste,
Porque todo lo aprendido no sirvió de nada,
Porque siempre nos quedamos cortos con las sonrisas
y ahora cortos con las lágrimas y los gritos.

Maldigo a las tradiciones que nos mienten,
Que nos engañan, nos envuelven, nos acobardan.

No es temor a la muerte.
Es la muerte misma la que nos sorprende, es la muerte que es la vida misma,
Y que ni pensándola se vuelve amiga, porque goza con lo impredecible,
Con su sombra y las nuestras, con sus sueños y los nuestros.

Dolor que nace de la fugacidad de los años,
de los siglos, de los eones en los que estamos presos,
de este océano de recuerdos,  de todos los posibles que ya no serán porque no estás,

Y entretanto,
Seguiré hablándote al oído, 
contándote cosas, 
llamándote, 
mirándote a los ojos de luz con los que tantos días sin saberlo iluminabas mis pasos. 



6/6/16

LO QUE AMO


Para Sara Alejandra en mi corazón

Autor: Oswaldo Bernal

Fotografía: El futuro es infinito - Oswaldo Bernal

@filosofogriego




Lo que amo. 

Esto es lo que amo, lo que me inunda de felicidad y que sólo yo percibo como emocionante.

Eso que remueve la vida y los sueños, 

lo que rompe los límites, 
lo que ineludiblemente se cierne como destino de quien se siente llamado a ir... 

a buscar... 
a sumergirse en las tierras, cielos y aguas ajenas...

En las gentes, esos otros que son todos un viaje a lo intangible, 

lo nunca escrito y mil veces contado, 
las causas y los fines de quien se pierde en el mundo como su hogar,
en donde habita por el deseo y su fuerza de voluntad.


Siempre me ha gustado ir sobre las nubes, 

viajar sobre la austera tierra y sentir que si estiras la mano podrás tocar el negro universo apenas a unos metros.


Desde mi primer viaje de apenas 30 minutos en avión, 

desde mi primer viaje en bus a 2 horas de mi pueblo, 
desde mi primer viaje en moto a unos kilómetros de mi casa hacia la libertad, desde los países y tiempos visitados en libros y el cine, desde ahí seguiré viajando aun cuando miles de veces haya extraviado el camino por la cómoda rutina, 
por la tristeza que nos asalta siempre en las sombras del camino, 
en las curvas, 
en las laderas de esos ríos a las que tantas veces me quise lanzar pero de los que la vida en forma de mujer me salvó.


Los que nacimos para ser extranjeros, 

viajeros, 
viajantes, 
itinerantes, 
errantes, 
desprendidos, 
los que nacimos con alas en el alma sabemos que las fronteras se cruzan a fuerza de deseo, 
que no hay muros infranqueables excepto (tal vez y aun tengo mis reservas) 
la muerte.


Los viajes no terminan con el arribo, 

no hay mejor tiempo que ahora, 
y no hay nadie mejor que tú para realizar lo que te propones. 

Eres todo lo que necesitas. 
Tú, porque si bien nacimos solos, así también moriremos. 
Nunca te olvides de ti mismo. 
¿Y quién dijo acaso que era poco deseable trazar nuestro destino por encima de los trazos que nos imponen y nos ofrecen?


La vida es una. 

La vida es intempestiva e impredecible. 
No te preocupes, y si lo haces, decide pronto para que pases a la acción. 
No desees en vano, 
lucha por lo que quieres, sino déjalo ir. 
La vida se forja con decisiones, solo con decisiones. 
Viajar y vivir son la misma decisión. 
Y nunca crezcas, no seas adulto. 
Vive niño en cuerpo grande, así salvarás tu alma.

29/7/15

Soledades melancólicas

Por: Oswaldo Bernal

Los sueños se vuelven fantasmas,
sus cadenas pesan porque andar se volvió una carga
con el paso de los días rutinarios.
Como presos esperamos que se transformen en buenos momentos.
Anhelamos ser escuchados, acompañados y comprendidos,
sin súplicas ni explicaciones,
si más señales que las de nuestros ojos,
sin más alarma que la de nuestra voz acallada.
Nos sumergimos en esta nada del vacío de las cosas,
Nos sumergimos y cuando logramos robar un poco de aire
nos confunden con los vivos y sus simpáticas maneras de ser.
Nos confunden con su música, sus bailes, sus viajes, sus hijos y sus familias,
Siempre envidiamos a los normales por su manera de pasar desapercibidos,
Por su forma de jugar los juegos que nadie nos explicó o que nunca comprendimos,
Para nosotros solo hay ventanas,
Esperanzas mal gastadas, caricias extendidas sin llegar a ninguna piel,
Soledades que nadie comprende porque somos seres permanentemente efímeros.
Una nota de alguna canción melancólica para almas profundas y adoloridas,
Solo somos una mirada a través de un vidrio en una tarde de tormenta en la que nos fundimos en el humo de un cigarro y un café,
Sin paz, sin olvido y sin porvenir.  

Referencia: 

Imagen tomada de: 
Siluetas. Un hombre toca el violín durante un lluvioso día en Dresde. 
Publicada por Mismoyo13@ 2006 Link http://data2.blog.de/media/209/977209_d90d4d6691_m.jpg 

3/2/15

Por qué Odio WhatsApp

Por qué Odio WhatsApp



Por: "filosofogriego" Oswald Bernal

¡Que si leyeron… que si me ignora…que no sale el mensaje… que no carga el archivo… que el audio no graba… !
¡Al diablo con esto!

Esta cosa (“whtsp”/ “Wapp” / "Wsp"/ “wp” / "whats" / "wa" / "was") que vino a ser un “hit” desde que todos vivimos pegados a un celular  y que no es más que un chat “crecido”… una cosa que no es novedosa pero corrió con la suerte de ser popular, porque era gratis (antes completamente) y muy fácil de usar.

En cosa de meses todos terminamos por usarla… y llegó tan lejos que se coronó como TODO un MEDIO de comunicación[1], letras, audio, videos… todo en uno, popular e increíble, para chat privados y en grupos, con verificación de lectura, con “estado” y emoticones… hasta que la compró Facebook y ya nadie la bajará del cielo.

Pero al diablo con eso, la verdad es que esta aplicación solo muestra de la forma más evidente que somos dependientes y que lo que llamamos comunicación ¡la mandamos al carajo!

Ahora miramos porque sí o porque no el  maldito el whtsp.  Es como si creyéramos que allí pasará algo, y si no estamos pendientes lo perderemos; claro está que justo cuando dejamos el celular de lado para hacer algo diferente… (quizás por fin algo importante en la vida) suena o vibra el maldito aparato para ver que alguien envió una cara, una frase, alguna imagen porno o algún chiste simplón de esos que abundan en las redes sociales.
Y allí estamos, pegados a una ilusión: La ilusión de que algo importante nos van a decir aunque según las estadísticas del instituto de investigaciones surrealistas (con la venia de la publicidad http://www.institutosurrealista.com y la mentira implícita) en un mucho por ciento las expectativas no tienen razón de ser, nadie va a escribir algo importante… divertido quizás… vacío seguro.




Y si son de los que todavía creen que en serio por “wapp” nos estamos comunicando, pues mírese al espejo y dense cuenta que NO es así. Basta ya de confundir el intercambio de palabras, audio, video o imágenes con lo que antes se llamaba sabiamente comunicación.
Si vos dejabas a alguien con la palabra en la boca por hacer cualquier otra cosa, mínimo le debías una disculpa. ¡Y qué decir de la atención! ¡Carajo! ¡Que placer tan extraño tenemos algunos hoy de escuchar la voz de un amigo en lugar de leerlo… ! ¡qué placer es concertar una cita para poder hablar mirándonos a los ojos, sonreír, rabiar juntos y hasta llorar teniendo conversaciones profundas!

Ninguna mal llamada “conversación” en "Wsp" hace que un chat sea más que un chat. Así que a esto sumémosle que el tema de la interpretación entre emoticones, abreviaturas y mala conexión en el plan de datos es absurda, y al final de la comunicación no queda ni el peor resquicio.

Bien, pues la cosa esta dicha: No me gusta “WP” por la sencilla razón que no son más que un intercambio de palabras que en la mayoría de los casos siempre necesitan explicación. ¿Qué sentido tiene?


Claro cualquier cosa, si no me encuentran por correo ya saben que tengo “whats”, y lo seguiré usando hasta que volvamos a tener más ganas de hablar con alguien que de escribirle. Lo odio y lo uso, así que no esperen mucho de mi en WP.

Y para que se entretengan: WhatsApp en la vida real

Con cariño para mis contacto en WP



Lean también:

Las 10 conversaciones de Whatsapp más graciosas.http://fress.co/las-10-conversaciones-de-whatsapp-mas-graciosas/


Ni se le ocurra hacer esto en WhatsApphttp://www.elmundo.es/enredados/2015/02/03/54bcfc70268e3e1e2b8b4583.html




[1] Instrumento o forma de contenido por el cual se realiza el proceso comunicacional o comunicación, según wikipedia.org

REFERENCIA IMÁGENES

Imagen: A ver si entendí. Tomada de: http://www.memegenerator.es/imagenes/memes/full/6/42/6424519.jpg

Imagen: Conversacion wp Tomado de: http://fress.co/wp-content/uploads/2014/09/Conversaciones-muy-graciosas-fress-fressco1.jpg

Imagen: Mientras tanto en  line:  http://perusmart.com/wp-content/uploads/2014/02/Noticia-95969-line.jpg


6/5/14

Posmodernidad: “La filosofía de los ignorantes”. Una crítica a la docencia a propósito de Mario Bunge

Posmodernidad: “La filosofía de los ignorantes”.
Una crítica a la docencia a propósito de Mario Bunge



Por: Luis Oswaldo Bernal Correa
Licenciado en Filosofía

Es tan provocativa esta frase que uso como título, que no podía evitar comentarla. La leí el pasado domingo 4 de mayo, en la sección de “Educación” del Periódico El Espectador (Colombia), en una entrevista dada por Mario Bunge a Agenciasinc, y que se reproduce casi completamente en el impreso Colombiano.

A modo de advertencia

Empiezo por confesar que a Mario Bunge lo leí durante mis estudios de filosofía para confirmar las sospechas -bien fundadas- que mi profesor de Filosofía de la Ciencia sembraba sobre nuestras incautas y curiosas mentes; al señalar a Bunge por su falta de originalidad, por sus resúmenes mal hechos de las discusiones científicas y por un simplismo en su pensamiento que hacían de su lectura una pérdida de tiempo. Lo curioso de todo esto es que su famoso texto “La ciencia: Su método y su filosofía”, cabalga rampantemente por las manos –porque las mentes son otra cosa- de los estudiantes de bachillerato de muchos colegios en Colombia, creyéndola fuente invaluable de conocimiento. Sin embargo, hay un problema mayor, más grave y más interesante: el vacío intelectual de la academia, al que me voy a referir y que me surge tras la lectura del artículo de Bunge.


En contra de la Posmodernidad

La discusión entre modernidad y posmodernidad, que hoy muchos estudiantes y docentes de humanidades, sociales y educación zanjan rápidamente eligiendo -casi por principio- a la posmodernidad por sobre cualquiera otro modo de pensamiento, es atacada sin temor por Bunge, quien señala que el pensamiento posmoderno es: inmoral, suicida y reaccionario, o como lo llama: “la filosofía de los ignorantes”.  

Ciertamente tiene elementos de razón para muchas de sus apreciaciones, no por los argumentos que presenta en esta entrevista -que siempre pueden ser controvertidos-, sino porque muy pocos  profesionales y estudiantes están en condiciones de referenciar cabalmente las palabras, las tesis, los supuestos y los autores que señala Bunge en la entrevista. Para decirlo más claramente, hay una creciente ignorancia que se toma la academia, desde el bachillerato hasta la universidad, se habla, se escribe y se discute de cosas, teorías y autores que no se conocen. Bunge le habla a una comunidad que no tienen oídos. 

No pensar es una opción de vida: repitamos

En la era de la información caracterizada por el exceso de fuentes y datos, así como por la multiplicidad de canales y medios para acceder a ella, es inversamente proporcional el número dispositivos de acceso a la información respecto al número de lectores inteligentes[1]. La inteligencia está asociada a la capacidad de análisis (y a ella me refiero), así como a la responsabilidad que le sobreviene en el contexto educativo.

Hoy por desgracia tenemos acceso a mayores y mejores fuentes de información, pero lo que hacemos con ellas es lamentable, porque ahora la gente sólo repite. Muchas voces en la academia son de “repetidores” que fungen como “profesores”, y que gozan gastando horas y horas en clases de filosofía, historia, metodología, epistemología, seminarios etc., repitiendo autores que no conocen, que escribieron libros que no han leído, y que citan irrelevantemente gracias a algún resumen encontrado en un libro de métodos de investigación, cuando no ha sido rampantemente plagiado de la red.

¿Los conocen? Yo sí. Estos profesionales – muchos colegas míos- no cuentan con análisis personales, con tesis, ni con posturas teóricas. Son entes vacios, intelectualmente hablando. Escucharlos es casi como ir a la Iglesia a dormir porque “todo es relativo”, “todo es tolerable” y se puede conciliar y complementar, todo es paz y amor en mundo ideal. Lo absurdo de esta postura no son sus aseveraciones, sino que carecen de elementos que las sustenten; son sólo repetidores. No hay modo de entablar un diálogo, ni un debate porque “no hay con quien”, no poseen los elementos.

Recuerdo ver cómo citan a Platón y hablan de Aristóteles, a Popper y a Kuhn,  sin si quiera haberse atrevido a constatar las afirmaciones de los resúmenes que presentan. Hablan de la  ciencia, de la historia y de la filosofía repitiendo citas, fechas y nombres que ni siquiera saben pronunciar. Estos profesionales pululan en las aulas universitarias y también en los colegios, con el poder de la estructura y la nota, con la ignorancia como principio y proyecto de vida. ¡Y después nos preguntamos por la calidad en la educación!

En fin, Dilthey, Levi-Strauss, Foucault, Deleuze, Nietszche, Heidegger y tantos otros, tienen en los repetidores su peor expresión, porque estemos o no de acuerdo con sus tesis (las de los filósofos), seamos o no afines con la modernidad o la posmodernidad, en estos profesionales (quienes en casos cada vez más frecuentes son magister y doctores) los planteamientos de grandes autores pierden valor.

¿Cuántas hojas hay que leer?

La diferencia entre un profesional recién egresado y alguien que ha dedicado más tiempo al estudio académico de un área del conocimiento debe ser la amplitud y profundidad de su saber. Es la experiencia y la experticia combinadas en un saber nuevo y de altura. Empero, muy a mi pesar, hoy los lectores exigentes son escasos pues muchas veces la gente “pelea y grita” no por el tipo de lectura sino por la cantidad de hojas que deben leer.  ¡Es absurdo!

Por esto, sin entrar a rebatir las provocadoras tesis de Bunge, debo señalar que aunque disiento en varios puntos que plantea, cómo sería de bueno poder encontrarse con docentes y estudiantes de la talla intelectual de éste personaje. No todos tienen que ser filósofos –aunque Oppenheimer, nos recuerda que en la UBA hay casi 3 filósofos por cada físico- sólo tienen que ser responsables con el saber que pretenden en enseñar, leer y aprender de lo que hablan, y asumir éticamente el reto y la responsabilidad de ser maestros, y no vanos repetidores.

Así pues, tras la lectura de la realidad que conozco, y a propósito de las palabras de Bunge, debo decir que: Mientras estemos en manos de los repetidores –con títulos, pero repetidores- la educación universitaria y secundaria será presa de la ignorancia y la irrelevancia como principios de la enseñanza.   




[1] Algún día propondré un estudio que sustente esta aseveración, por el momento dejémosla en intuición.

 Referencias 

Entrevista en El Espectador: http://www.elespectador.com/noticias/educacion/hay-muchos-problemas-no-tengo-tiempo-de-morirme-articulo-490275

Entrevista Original y completa en: http://www.agenciasinc.es/Entrevistas/Me-quedan-muchos-problemas-por-resolver-no-tengo-tiempo-de-morirme

Fotografía: Mario Bunge en Madrid. / Olmo Calvo / Sinc Tomada de: http://www.agenciasinc.es/Entrevistas/Me-quedan-muchos-problemas-por-resolver-no-tengo-tiempo-de-morirme

Imagen libro: http://4.bp.blogspot.com/_O9OBQEg_1pk/SqBSk_ySCEI/AAAAAAAAAAw/Tia0Vq8PBSU/s320/portadabunge.jpg

ADVERTENCIA DE USO: El uso que se hace de las imágenes es ilustrativo, no comercial. Si usted es propietario de estas imágenes y considera que su uso en este post viola sus derechos de propiedad y/o uso, por favor háganoslo saber y procederemos a retirar las mismas.