26/8/19

Te fuiste a rodar (Homenaje a Yury Smith Bernal Correa)




Te Fuiste a Rodar*
(Homenaje a Yury Smith Bernal Correa)


(1984 - 2016 / 31 años, 3 meses)
Por: Oswaldo Bernal

Y vas por la vida y de pronto te encuentras con Yury ...
con esa fuerza, 
esa sonrisa 
y ese carácter que plasmó en la existencia de quienes tuvimos el privilegio de compartir su vida. 

Sus ojos grandes que miraban el mundo con pasión y aventura, 
con amor y entrega. 
Porque ella sí que supo amar, 
dar todo de sí en cada momento genuina y transparentemente, 
amor de frente y sin miedos, 
con todos fue franca y sincera 
y le dijo a quien fuera las cosas muy claras de forma que no quedaran dudas de sus ideas, críticas, agradecimientos y amor.  

Su carácter nunca se doblegó, ni siquiera en sus último momentos. 

Es tan fácil darse por vencido cuando querías que las cosas salieran y no salen, 
es tan fácil darse por vencido cuando has fracasado mil veces y ya no quieres seguir, 
es tan fácil darse por vencido cuando los días son grises y la tristeza nos acompaña, 
es fácil darse por vencido cuando confías y eres traicionado, 
es tan fácil dejarse morir y que vengan las montañas de lamentos y esa manía que tenemos de contar las historias solo apoyados en las malas decisiones y en los malos recuerdos, 
y es fácil hacer de nuestra vida una tragedia cuando tenemos a nuestro alrededor seres que nos aman, nos acompañan, cuando tenemos aire en nuestros pulmones y un corazón que palpita y nos mueve hacia adelante...

Pero... ¿si nuestro cuerpo ya no responde...?
¿Y si nuestros pies se cansan y nuestras respiraciones cuestan?
¿Y si tienes el reto que Yury afrontó de tener frente a sí la certeza de los días que se agotan? 
Pues ella decidió luchar, 
sin show, 
sin drama, 
tranquila y con una fortaleza sin igual 
la partida que TODOS tendremos. 

Esta fue la última lucha de una GUERRERA, 
de una hija, 
de una hermana, 
de una esposa, 
de una amiga... 

cada quien puede imaginarse y creer lo que quiera, 
que Dios la llamó, 
que ya cumplió con su misión, 
que es injusto, 
que tan joven... 
eso y muchas otras cosas... 
pero lo cierto es que esta vida es un instante y que nos distraemos tan fácilmente en los afanes diarios de cosas que nos ocupan pero que no importan, 
luchemos por nuestros sueños mientras que tengamos tiempo... 
porque el tiempo es fugaz. 

Yury vivió intensamente, fue FELIZ, 
no dejó de ser ella para vivir una farsa, 
o dejar sus sueños a un lado por vivir los sueños ajenos... 
quisiéramos no estar aquí, porque despedir a quien amamos duele infinitamente, 
pero qué le vamos a hacer, 
todos nos vamos a morir, 
no elegimos la forma, 
no elegimos el tiempo, 
pero sí elegimos cómo afrontar este hecho innegable de nuestra existencia. 

Yu nos enseñó que el carácter, la claridad y el amor se mantienen hasta el ultimo dia. 

Así que vivan con intensidad, sonrían, sean generosos en todos los momentos con los seres que aman, griten, corran, peleen pero manténganse siempre vivos... 

si un dia dejan de sentir la adrenalina de la vida salgan a buscarla, 
súbanse a su moto, rueden y que el viento siempre esté en su rostro y el sol a sus espaldas. 

TE AMAMOS YU.

Rueda Bien. 


*Palabras pronunciadas en el funeral de Yury smith Bernal Correa el 21 de febrero de 2016.









Paternidad




Por: Luis Oswaldo Bernal Correa

Seguramente es el padre. Él juega con el niño en el quisio de la puerta viéndolo sujetarse con sus diminutas manos de los bordes, juega, se mueve, sonríe.

No pasan de la entrada porque no es su casa, es de la mamá del niño. Así son sus visitas, así es su paternidad, así recordará el niño -si lo llega a hacer algún día-  a un señor con el que cada cierto tiempo, jugaba por breves momentos.

Referencia.
Imagen paternidad. Tomada de
https://pixabay.com/es/photos/niño-paternidad-excursión-2232565/

3/10/18

Esta tristeza



Por: Oswaldo Bernal

Esta tristeza es como un rayo de un sol cálido en la tarde con esa brisa tibia que recibe las lágrimas del alma.

Esta tristeza es como un suave abrazo que se prolonga mientras no llegue el viento que se lo lleva todo, el mismo viento que es la vida, que es la muerte, que es la certeza inaudita de la impermanencia.

Esta tristeza es el miedo a perderlo todo, a perder todo lo que me quedó, todo lo que me dejaron y que a nadie puedo mostrar, los tesoros de su valor, de su bondad, los tesoros de su vida, de sus caprichos, sus rabias, sus imperfecciones que solo ahora empiezo a comprender.

Esta tristeza es el miedo a irme por donde ellos ya se fueron, es saberme deslizándome sin poder sujetarme de algún asidero, algunas esquina, algún salvavidas, es reconocer que no hay otra opción, nunca la ha habido, somos una ilusión fugaz, el error de la nada.

Esta tristeza es la falta de valentía para levantarme del piso de mis desconsuelos, es el desespero de saber que el tiempo corre, pero saber que tampoco vale la pena el afán.

Esta tristeza es la cárcel que levanto para quedarme encerrado habitando una esquina, quiero refugiarme en la oscuridad, poder llorar hasta deshacerme a mí mismo en las lágrimas del sinsentido de su ausencia y de la mía.

Esta tristeza sigue siendo los gritos que doy sin que salgan cuando la soledad me acompaña, es la impotencia y la rabia que no puedo dejar salir, porque afuera solo hay ausencia y la rutina de la vida que carece de sentido.

Esta tristeza es solo la misma soledad de siempre, esa que un día logré engañar para que me dejara en paz; pero que volvió.

Esta tristeza es la escena en la que mi vida se congeló. 

Esta tristeza me carcome.

Fotografía: Atardecer en Lima. Foto: Oswaldo Bernal.

2/7/18

Ausencias



Por: Oswaldo Bernal

¡Cuánta ausencia puede acumular un corazón!

Su peso hace difícil caminar,

Caen los brazos,

Se arrastran los pies,

Y entendemos que la vida, no es, ni ha sido, ni será respirar.

La vida son nuestros vínculos,

son los lazos que trazamos y decidimos mantener

con las personas que nos importan,

La vida fluye a través de ellos,

De lo que vivimos, de lo que construimos,

De alegría, luchas y tristezas,

Somos gracias a otros y nuestros lazos, esos que que nos forjan. 


Referencias
Imagen tomada de: Caminante Solitario 2.  https://www.deviantart.com/diegoross/art/Caminante-solitario-II-67142067 Autor diegoross

18/3/18

Apaga el show: No te tomes esa selfi.



Por: Oswaldo Bernal

Para todos mis amigos y amigas, con el firme propósito de que la vida no se nos vaya mientras hacemos otros planes



Te levantas. Abres la ventana, la del navegador o la del apartamento, en las dos es posible ver lo mismo: Una exhibición “vulgar”- si se me permite la expresión- de ensimismados.

Traduzcamos esto: Hoy la gente lee (ve) más fotos, que páginas de libros. La primera es fácil, rápida, no exige pensar, no exige nada… la segunda sí exige y mucho; la primera es aparecer, la segunda de comprender. Hoy es más fácil tomar una selfi[1] para mostrar cualquier cosa, en la que – como es obvio- somos el centro: el centro de la tristeza (la que se puede mostrar, estéticamente aceptable), el centro de la alegría, el centro del paisaje, de la belleza, del ejercicio en el gimnasio, el centro del amor de tu dios, el centro tu relación de pareja, del éxito, el centro de… todo.

Pero no podemos, ni debemos mostrar “selfis de lo feo”, nada de “selfis de la pobreza”, nada de “selfis de la enfermedad”, nada de selfis de “aquí limpiando la diarrea de mi hijo”, nada de “selfie de mi dolor y soledad”, nada de “selfis de la depresión” (porque la verdadera depresión te consume y no te da tiempo para superficialidades).

El show del ombligo

Al nacer cortan nuestro cordón umbilical como resultado inevitable de la autonomía biológica de nuestro cuerpo, es la declaración fáctica de nuestra otredad, es el primer hecho de independencia física.  En ese punto, un ser humano iniciaba su vida de cara al mundo, con la mirada puesta en el horizonte caminando hacia adelante, a los lados, pero caminando, yendo….moviéndose del lugar en donde nació, para crecer, cambiar y proyectarse.


Sin embargo, hoy nacemos y en lugar de ir hacia adelante, en lugar de proyectar todas nuestras posibilidades, nos paramos, tomamos nuestras cámaras y quietos ajustamos la mejor pose y… empezamos a mirarnos el ombligo, lo fotografiamos, lo exaltamos, le aplicamos filtros B612 y finalmente, lo publicamos.


Todo, esperando que nuestros “amigos” (de los cuales con muy pocos hemos construido una relación personal a la que se llame amistad); junto con nuestros “contactos” (personas a las que les damos acceso a nuestra intimidad o extimidad, sólo porque nos los topamos en la calle, y junto con el saludo los agregamos a nuestras cuentas); y junto con nuestros “seguidores”, (que son más o menos una especie de fisgones virtuales o voyeristas sin ambición), se conviertan en nuestra audiencia, la audiencia de nuestro “show”, “el show del ombligo”, de nuestra propia vanidad y banalidad, un show que nadie pidió y que en el fondo, nadie quiere ver, por más “me gusta” que consigas… y sin más, nos convertimos como en esos canales que pasábamos rápido con nuestro control remoto en la época de la televisión cuando se le dio el nombre de “canaliar” o “zapping”. Ahora “stalkeamos”, ahora espiamos, ahora hurgamos en las vidas ajenas buscando entretenimiento… nada más, porque parece que "no hay nada más que ver" en los instantes obsesivos que le robamos a la vida para sacar nuestro móvil (celular) y abrir #facebook #instagram #snapchat #twitter #tumbrl y husmear la cobija de imágenes con las que otros cubren su vida. 


Es más fácil elogiar, criticar, felicitar o dar una condolencia a través de un comentario o reducir una opinión a un “me gusta” que mover tus pies, caminar e ir a donde está el “otro” y hablar genuinamente con él, o es más fácil “hablar de comprometerse” que hacer algo real para comprometerte… o es más fácil, poner una carita furiosa que argumentar o expresar verbalmente o de forma escrita la complejidad de los pensamientos; incluso hoy no se quiere pensar, porque eso cuesta, duele, y al final, tal vez te percates de que el pensamiento no tenía sentido y no valía la pena expresarlo.


Levanta tu cabeza y mira a los demás.

Entonces uno se pregunta, yo me pregunto y conmigo muchas personas, sino será posible que dejemos de creer que la vida es el show de “uno mismo”, y empecemos a valorar a los demás no por sus “like” o sus selfis, sino por lo que son, que entendamos que no somos la función de otros, sino que somos en “relación-con-otros”, y que genuina y profundamente, las relaciones que nos construyen son las que ocurren en la vida real, y que las relaciones mediadas, son más o menos una puesta en escena, y en tanto acto representativo, carecen de la complejidad de la vida y convierten  la vida en soliloquios de “tecno-adictos”, adictos a la moda, adictos al cine, adictos a dios, adictos al futbol, adictos a los juegos, adictos a… adictos porque reducidos al mundo - a causa de nuestra comodidad y nuestro miedo- a un aparato que nos muestra sólo lo que queremos ver (mediante “me gusta”), y en los que somos parte del show.

¿Quieres tener amigos de verdad? Ve, muévete, levántate de la cama y socializa: habla, saluda, piensa, escucha, interésate, aprende, decepciónate, y vuelve a intentarlo. Pero sobre todo deja de creer que los demás son tu público, porque pronto te darás cuenta que nadie está mirando tu show, y que no tienes buen “rating”, porque te miran porque estás ahí, mostrando, no porque a alguien le intereses genuinamente. 

Lo mejor de la vida, nunca aparece en las redes sociales, y las experiencias maravillosas, no lo son por los espectadores que tiene, sino por quienes las viven.

Deja de tomarle fotos a tu escritorio

Tu trabajo, no es una escena de la novela o tv novela de tu existencia. Si logras entender esto, entonces, ¡detente ya! basta de forjar metarelatos económicos a lo Kiyosaki (pensamiento positivo de autoesclavitud económica), deja de “atraer” a los átomos y al vacío que conforman al universo, con la falacia de la "ley de la atracción". Ve y busca un trabajo que te haga feliz, no te acostumbres a los dolores de cabeza, de espalda, de manos… de vida. No te sigas tragando el “cuentazo” de que la tolerancia al estrés hace parte del trabajo. 


Busca, lucha y consigue un trabajo digno y que te haga feliz. Sí, feliz y no permitas que tu vida sea solo trabajo porque el trabajo no lo vale, ningún trabajo vale una vida.  No olvides que las personas vivimos, y trabajar es una pequeña parte de la vida, ni es cierto que “vivimos para trabajar, ni que trabajamos para vivir” porque la vida nunca fue el trabajo. 

El trabajo es solo una expresión de nuestras habilidades, que por cierto son muchas y su desarrollo nos hará más felices que cheques abultados que al final no podrás disfrutar porque el estrés, los proyectos o la enfermedad causada por tu trabajo no te dejan tiempo para conocerte, ni conocer personas, amarlas (o amarte), comprometerte con ellas, ni disfrutar de los hermosos lugares en los que estás (trabajando) y no estás (disfrutando), porque o trabajas o disfrutas, pero no te mientas, no finjas más en este  show en el que dedicas 20 horas a tu trabajo, en el que trabajas mientras cenas, mientras caminas, mientras descansas y al final del día... vas solo con tus obligaciones colgando de tus pies, arrastrándose contigo mientras llegas a publicar en tus redes sociales algo como: "Aquí (foto del lugar), felíz trabajando en... (cualquier lugar del mundo)". 

Recuerda que trabajar en el sofá, o trabajar en la playa sólo es bello en las películas. ¡No te tragues el cuentazo! y deja de exaltarlo en tu show, porque las horas de vida desperdiciadas frente a una pantalla, trabajando de noche a noche es una enfermedad patética cuya cura es el carácter de decir “basta”. Detente ya, no justifiques ni beses más tus cadenas.

¿Y el resto de tu vida?

Disfruta de los secretos, deja muchas cosas sin contar, deja algo para hablar con tus amigos, sal por un café y no le digas a nadie, no le tomes fotografías a tus almuerzos ni a tus “lunch”, deja de mostrar el gimnasio, que a nadie le importa si subes o bajas… (en serio, a nadie le importa) porque cada cual está pendiente de la pelusa que tiene en el ombligo.

No dejes que la vida de verdad se te escape, no te pierdas en ti mismo porque nuestra existencia adquiere un verdadero sentido cuando descubrimos que somos en relación con otros, y que mirarnos el ombligo nos deja solos de la peor forma posible, solos creyendo que estamos con otros… mientras otros VIVEN.


***
Si te interesó el tema, puedes mirar a continuación algunas  ilustraciones interesantes haciendo clic aquí 


O mirar estos videos cortos que pueden ayudarte a ver con otros ojos la vida: #vidareal #noselfie



















[1] Fundéu BBVA (1 de octubre de 2014). «selfi, adaptación al español de selfie». Consultado el 18 de marzo de 2018. «La grafía selfi, plural selfis, es una adaptación adecuada al español de la forma inglesa selfie, término empleado para referirse a las fotografías que uno toma de sí mismo, solo o en compañía de otros, en general con teléfonos móviles, tabletas o cámaras web».

Referencias:



8/3/18

Cuando el café es más que una vida


Por Oswaldo Bernal


Llego a una ciudad, a un pueblo, a una calle y… busco un café.  Ese amor público y descarado por consumir el delicioso fruto de la tradición de Abisinia, lo que la curiosidad de Kaldí le regaló al mundo.

Y al otro lado del mundo, generaciones crecen bebiendo en la mañana un taza caliente de café… es todo un placer.

Sin embargo, para ser sinceros esto es un amor, una pasión, una delicia…una necesidad, para algunos tan sagrada que su día no inicia, sino hasta que beben su primer taza de café.

De pequeño por fortuna mi tía “carmelita”, me introdujo en los extraños sabores del café, un tinto tras otro, un niño aprende de los más interesantes gustos de la vida, mientras que otros por el contrario se niegan a posibilitar tal acercamiento, soy testimonio vivo de que hay un mundo entero lleno de significados esperando detrás de la primera taza.

Me sorprendí mucho la primera vez que probé un café frío (café helado para ser exactos), pero su sabor parecía mejor, sin duda, aún me faltaba -y me falta- por aprender de este mundo, de este gusto.

Mientras otros prefieren bebidas sin cafeína, o la prejuzgan asumiendo mil males, es un gusto para mí encontrar, siempre una buena razón para seguir bebiendo de este oscuro placer.  Así, con el paso de los años, mediante el café se han tejido amistades, de han forjado momentos, encuentros de los más diversos tipos, literatura, conversaciones, trabajo y hasta descanso.

Con mi padre forjamos ese gusto como un puente afectivo, una manera de tener detalles el uno con el otro, hablar de un buen café, beber en compañía un tinto mientras iniciábamos el día, o él dejándome listo el tinto para cuando llegara. Siempre previsivo, siempre conectados mediante un buen tinto en cualquier momento.

Hoy mi hija empieza a conocerme en tanto pasan los años y hace poco me dijo sonriendo:

-¿Sabes?

- ¿Qué? – le respondí.

- Tengo un papá tintero.

Con un café conocí a quien hoy es mi esposa, con un café he forjado los lazos de mi vida. 

***
Hoy acompañado de un buen café, escribo este texto, como un testimonio de que mi vida está teñida y ambientada por el color, el sabor y la textura de un buen café. 

Y después se preguntan ¿Por qué me gusta el café?

Referencias: 
Leer sobre Kaldí: https://www.directoalpaladar.com/otras-bebidas/los-origenes-del-cafe-y-la-leyenda-del-pastor-y-sus-cabras



28/2/18

El mundo está muy adulto



Por Oswaldo Bernal

El mundo se ha vuelto tan serio…

Todo nos lo tomamos a pecho, no creemos que seamos el centro del universo, “estamos seguros”, amamos lo que nos gusta y odiamos lo que no. Tan básicos y predecibles…

No soportamos la diferencia, ya no nos genera curiosidad, ni interés aquello extraño, no cotidiano, ni cercano.

El miedo habita nuestros bolsillos de mil maneras, impregna la ropa, asusta la mirada y amarra las palabras… el silencio es cárcel del miedo, somos su presa…
ya no es ese silencio expectante, ese silencio cómplice de la vida y lo maravilloso.

Y así anda el mundo, sospechando de las libertades ajenas que consideramos como un lujo amenazante que puede dar al traste con nuestra estática adultez.

Ya no jugamos, y si lo hacemos, son con nuestras reglas, nuestros juegos se vuelven una forma lúdica de autoritarismo, y ahí sí somos como niños egoístas.

Va buenamente uno por la vida y se va encontrando con cada prejuicio, con cada “diálogo de sordos” que cansa el solo presenciarlos…

No sabemos de generosas alegrías y pícaras bromas…

Te juro que un día los haré sonreir.

El mundo se ha vuelto muy adulto para mi gusto.

Referencias: 
imagen tomada de: https://pixabay.com/es/m%C3%A1scaras-icono-icono-de-teatro-1994570/
https://pixabay.com/es/ni%C3%B1o-payaso-aburrido-conforman-908307/




4/12/17

LAS EMOCIONES TIENE FECHA DE VENCIMIENTO

LAS EMOCIONES TIENE FECHA DE VENCIMIENTO

Por: Oswaldo Bernal



Es más común de lo que se cree, notar cómo las emociones tienen fechas de vencimiento, que no es otra cosa que el profundo desinterés de las personas hacia los demás, y el sello evidente del individualismo funcional. Nos interesa el otro hasta donde nos agrade o nos sea útil. 


Si alguien está “feliz” y alegre por un logro, un acontecimiento o alguna circunstancia que le favorece, y le hace “sentir” lo bello de la vida, es aplaudido por  las personas que lo rodean. Sin embargo, al poco tiempo, y según el sentir de “los otros”, estos que no viven su “felicidad”, empezará a hacerse notorio cómo dicha felicidad de uno, empieza a molestar a otros, los rostros cambian, al igual que los tonos, los reproches emergen, y los insultos aparecen como eufemismos.


Así sucede con el dolor, que convoca frecuentemente a los cercanos, amigos y familia, tanto como a desconocidos y ajenos a “acompañar en el dolor” a quien lo padece en un momento. Sin embargo, poco a poco como las hojas de un árbol en otoño, se alejan y vuelve a sus vidas quienes estuvieron allí en un momento. Es comprensible.


En los dos casos, parece que tanto el dolor como la alegría y otras tantas emociones, tienen fecha de caducidad para otros, quienes expresan frases como…

-          ¿Cuánto tiempo llevas así? ¡Supéralo!
-          ¿Otra vez con el mismo tema?
       Usted se volvió Tóxico, sólo mala vibra.
-          Ya se vuelve aburrido hablar con Ud.


Socialmente está aceptado sentir, pero no tanto como para molestar al otro, ni tan poco que se parezca insensible. A un hecho feliz, debe sobrevenirle la emoción de que la vida es lo mejor, de no ser así la gente mirará raro, se extrañará y empezarán los murmullos. ¿Qué le pasa a este tipo? Es raro ¿No?
Parece que las cosas tuvieran un tiempo establecido a la vieja usanza del Eclesiastés: “Todo tiene su tiempo”.

La vida cada vez más se asemeja a la televisión, de manera que todo se mide por gustos: Está bien si te gusta y por el tiempo que te gusta, pero está mal si no te gusta y más si dura mucho. No puedes hablar de lo mismo por mucho tiempo, porque te obligarán a callar y cambiar de tema.
Se vuelve un motivo de reproche vivir la vida, sentirla, caminarla si no es por el sendero en el que “todos” indican.



Si tu amigo está feliz por demasiado tiempo, fácilmente se escucharán frases como “todo lo que inicia tiene un final”, anticipando el fin de la felicidad. O por otra parte, si permanece una ausencia o un dolor, parece que se acaba el tiempo para el sufrimiento, y no es que sea hora dela felicidad, como si la existencia fuera un péndulo, es sólo que la “normalidad” exige normalidades, no excepcionalidades. Parece que todos implícitamente supieran cómo debe ser la vida e hicieran todo lo posible por hacer que nadie salga de ese río por el que se conduce la vida.

Al cabo de unos meses, siempre se espera que la tristeza o la alegría calmen, se superen como si la vida fuera una carrera de obstáculos para superar. Al final, cada uno vive una existencia, cuenta una historia, y alcanza altura y profundidades a las que sólo quien las vive, las conoce. 

No es una competencia, y no existe ni un mapa, ni una receta para abordar la existencia y sus hechos de una manera “correcta”, somos y devenimos “siendo”, vamos y venimos de muchos lugares y de muchos tiempos.


En este momento, no hay nada más valioso que el silencio para entender la vida desde el rincón que habitamos, una oportunidad para ver la vida lentamente, y valorar aún más nuestro existir, en silencio y en quietud, sin pensamientos.

Referencias: 

Imagen: Mujes en silencio junto a un barco. https://lamenteesmaravillosa.com/wp-content/uploads/2017/03/mujer-en-silencio-junto-a-un-barco.jpg
Imagen Buda: http://23.253.41.33/wp-content/uploads/10.208.149.45/uploads/2016/05/3258973193_7cc5e3009a_o.jpg